La apuesta II | Desinfestados

La apuesta II

    

Imagen de técnico de Rentokil con cañones de calorLos que me sigan como autor en este blog se acordarán que hace unos meses publiqué un artículo en el cual la directora de un Hotel retaba a mi persona a pasar una noche en una habitación tratada por Rentokil Initial mediante la metodología Entotherm contra chinches.

Aprovechando el lanzamiento de comandochinches hemos decidido publicar ahora la resolución de esta experiencia.

Tras estar varios días discutiendo la fecha más adecuada, era verano y la directora quería que me alojara entre semana, cosa que por trabajo mío y de mi novia nos era imposible, acordamos que me hospedaria un viernes.

Después vino la parte más difícil de todas, un momento en la vida que no recomiendo a nadie… Explicarle a mi novia que íbamos a pasar una noche en una habitación de Hotel donde antes había chinches.

Finalmente se impuso la razón, porque confío en lo que hacemos, porque fuí yo personalmente a realizar el tratamiento junto con el técnico aplicador, porque sé que el Entotherm es efectivo, porque estaba totalmente convencido de que no tendríamos ningún problema y claro, al final mi potente poder de convicción hizo que mi novia accediera:

– Cariño si vamos te compro unos zapatos.

– ¡Y un bolso!

– Valeee…

Y la tía lo quiere todo de marca siempre…

Una vez convencidas ambas partes, hotel y novia, me disponía a pasar una noche de viernes en una habitación maravillosa.

Todo comenzó con las típicas dudas de maleta… A ver es solo una noche… ¡Llevate pijama!

Primero dejamos las cosas en la habitación, y ver la cara de mi novia escaneando con la mirada cada rincón con el gesto torcido casi en una mueca de asco era para partirse, y eso hice.

Luego no pude evitar mirar yo el colchón y las zonas donde más actividad vimos al hacer el tratamiento mientras miamormividamicariño visitaba el WC. Y en eso me pilló cuando estaba volviendo a juntar la cama con el cabezal…

– ¡¡¡NO TE FÍAAAAAAAAS!!!

– No es eso, tan solo comprobaba… Por si acaso… Que hace una semana esto estaba hasta arriba de bichos…

– Yo aquí no duermo!!

Y mi mala suerte, mis manazas, y mi bocaza me costó un libro electrónico… Que añadimos a la lista de artículos anterior.

Después, una cenita romántica, con vistas al mar, un par de copas y de vuelta a territorio comanche.

Decidí entonces que había llegado el momento de probar el jacuzzi de la habitación, y os diré una cosa, NO es buena idea entrar a un jacuzzi en bomba. Por muchas razones, y quizá la principal sea la integridad de vuestra rabadilla…

Así que allí estábamos, una parejita feliz, en una habitación espectacular, dentro de un jacuzzi majestuoso y con un dolor de culo impresionante, por lo menos en mi caso, porque a mi novia lo único que le dolía era la cara de tanto reírse de mis estúpidas ideas sin freno.

Si esto fuera una publicación para cierta revista masculina podría contar lo que vino después, pero como buen caballero no comentaré que tras salir del jacuzzi y secar todo el agua que mi estilazo en bomba había derramado, me metí en la cama y me quedé sopa con mis dolores culeros.

Despiertas con un dolor sin identificar, luego abres un ojo y no reconoces el lugar, y entonces recuerdas todo, pegas un salto de la cama y te vas directo al espejo del aseo a mirar dos cosas, si tienes picaduras de chinches y el tamaño del morado que te ha salido donde la espalda pierde su nombre.

Y puedo decir que, ¡PRUEBA SUPERADA! El único pero de la noche lo puso mi demencia cada vez más incipiente, se supone que eso tras la adolescencia se pasaba, ¿no?

La moraleja de la historia es que el tratamiento Entotherm contra chinches de las camas resulta muy efectivo, que podemos eliminar el problema en unas pocas horas de tratamiento, sin necesidad de químicos, ni plazos de seguridad, y que a la hora de entrar en un jacuzzi, hazlo como una persona normal, primero un pie y luego el otro con cuidado y sin resbalar.

Comentarios
  1. Juan Pérez

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *