Insectos sagrados | Desinfestados

Insectos sagrados

    

Hoy en día el control de plagas es muy común, cuando alguien tiene problemas de insectos o roedores en su negocio o en su casa, contacta con una empresa de fumigaciones y control de plagas para que le ayude a deshacerse de la plaga. Pero en el Antiguo Egipto a algunos insectos se les consideraba sagrados y eran venerados: se trata de los escarabajos peloteros.

Los antiguos egipcios estaban obsesionados con la reencarnación, y creían ver signos de reencarnación en el proceso de reproducción de estos escarabajos. Los escarabajos peloteros se alimentan de estiércol, extraen una porción del excremento y la llevan rodando a una zona donde la entierran tras haber depositado sus huevos en ella. Las larvas se alimentan de esa bola de excremento hasta que se desarrollan completamente.

Por tanto, también existían infinidad de amuletos con forma de escarabajo que se usaban tanto para protegerse de la muerte, como para asegurarse la reencarnación después de muertos. Esos amuletos con forma de escarabajo se colocaban cerca del corazón del difunto cuando se le enterraba. Hoy en día siguen existiendo numerosos amuletos con forma de escarabajo.

Y no solo los escarabajos se usaban como amuleto, sino que también tenían otros usos: Cleopatra hacía fabricarse el pintalabios carmín con escarabajo de ese mismo color y una base de hormigas (ya me gustaría a mí saber cómo se llegó a ese descubrimiento…)

Menos mal que Rentokil no existía entonces, nuestra desinsectación no hubiera tenido mucho éxito en un mundo donde se venera a los insectos en lugar de querer matarlos…

Donde si podríamos haber ayudado es en dos casos puntuales de la Historia donde dos figuras de ilustre nombre murieron por culpa de dos insectos distintos: se trata de Felipe II, de quien se dice que murió por una invasión excesiva de piojos, y de Alejandro Magno, cuya muerte ha sido atribuía a dos enfermedades distintas, ambas transmitidas por la picadura de un mosquito: el virus del Nilo y la malaria. Todavía hoy no se sabe con certeza si murió por alguna de esas enfermedades, o si fue envenenado.

Y quién sabe, si hubiera existido Rentokil en aquel entonces, quizá habría tratado estos problemas de insectos a tiempo y quién sabe, quizá la Historia habría sido muy diferente….

Comentarios
  1. Pablo Jaén
  2. Jacinto

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *