Había una vez… una termita muy social | Desinfestados

Había una vez… una termita muy social

    

Termitas socialesSi sois habituales de este, nuestro peculiar Pestaurante 2.0, donde nuestras tertulias versan sobre plagas, insectos, roedores o seres aún más diminutos, habréis ya leído bastante sobre las termitas y sus hábitos de vida. Es posible que en este tiempo, tras saber que las termitas se adentran por las estructuras de madera sin que nos lleguemos a dar cuenta, que viven en unas vacaciones bastante particulares (y permanentes) y que además, viven en colonias como cual familia feliz, etcétera, lleguéis a pensar que son unos seres de los más asociables.

Admitámoslo, los roedores tienen un tira y afloja con los gatos, pero también habitan cerca de otros maliciosos insectos; las carcomas hacen su salida por la puerta grande y, por así decirlo, hacen incluso “turismo”; las cucarachas se las entienden con las zapatillas,… pero ¿Las termitas? Viven en colonias, no salen apenas al exterior, no se rodean de otros insectos,… hasta el punto de que no sabemos si están o no. Pues no. La realidad es que diversos estudios científicos demuestran que las termitas son unos insectos muy sociales y compenetradas entre sí.

Unas de ellas son las Nasutitermes corniger, una especie de termes habitual en la región neotropical y común en algunas zonas del sur de Estados Unidos. De los estudios se desprende que es un tipo de termita que comparte nido con los murciélagos en varias ocasiones y que incluso comparte “piso” con las hormigas. Es un tipo de termita muy característica por tener la cabeza con un tono café, mientras que el cuerpo es de un marrón más de tipo albero. Es habitual en los troncos de los árboles, donde instalan sus nidos con cámara real.

Es en sus viviendas donde comparten vida con las hormigas, que incluso llegan hasta a reutilizar antiguos nidos de termitas o ayudarse con la alimentación y reproducción (los nutrientes que depositan unos insectos suelen ser aprovechados por los otros). Pero los murciélagos tampoco ponen impedimentos en la convivencia que, a menudo, aprovechan las cavidades que éstas hacen para echar una cabezadita.

Una plaga muy invasiva y que el Departamento de Agricultura de Florida (una de las regiones más afectadas) llegó a dar por erradicada en 2003. Sin embargo, hace relativamente poco tiempo se ha demostrado que su facilidad de reproducción y la rapidez con la que se expanden, obliga a que la actuación para su control debe ser llevada a cabo cuanto antes por expertos en el control de plagas.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *