Gatos callejeros | Desinfestados

Gatos callejeros

    

Existe un gran debate entorno a los gatos callejeros: ¿generan o no insalubridad? ¿Deben ser capturados? Y en caso de que se capturen ¿por quién y en qué condiciones? ¿Por qué prohíben en algunas ciudades que se les alimente?

Rentokil Initial España no es ajena a esta problemática dado que ha tenido que afrontar quejas de clientes por estos motivos y plantearles siempre opciones que, dentro de la legalidad, podrían ayudar a resolver su problema.

Estas retiradas de gatos por parte de empresas de control de plagas requieren una previa tramitación legal. En Madrid existe el “Convenio General de Colaboración entre Madrid Salud, la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (ANECPLA) y la Asociación Nacional de Empresas de Desinfección (AMED) para el alojamiento y atención de gatos sin dueño, recogidos en recintos privados” desde el 1 de Octubre de 2007.

En el mismo, Madrid Salud hace mención a la creación en febrero de 2006 de un Centro de Protección Animal para el cuidado y adopción de los animales perdidos, heridos, enfermos, abandonados o sin dueño conocido, recogidos en el municipio. Ese nuevo centro ha sido diseñado y construido especialmente para asegurar el bienestar animal, cumpliendo con la Ley 1/1990 de Protección de los Animales Domésticos de la Comunidad de Madrid y el Reglamento que la desarrolla (Decreto 44/1991), donde se establecen las normas que regulan las actividades relacionadas con la recogida y albergue de los animales sin dueño en la Comunidad de Madrid.

La idea de este convenio es fijar la colaboración de los tres organismos ante la proliferación de gatos urbanos sin control en espacios privados que pueda requerir su captura, como fórmula para prevenir focos de insalubridad y problemas de salubridad, seguridad y/o convivencia.

Para este fin, el convenio recalca que las empresas asociadas en ANECPLA y AMED, legalmente autorizadas y a las que representan, recogerán los gatos urbanos sin propietario, procedentes de estos recintos privados en los que realizan sus actividades, a petición de los dueños de dichos recintos, ingresándolos en el Centro de Protección Animal, conforme al protocolo específico establecido.

El Centro de Protección Animal solo se hará cargo de aquellos animales procedentes de Madrid-capital, no admitiéndose, en ningún caso, el ingreso de animales de otros municipios. Por lo que vemos que existe aquí otra problemática, y es que existen municipios que no cuentan con este tipo de centros y por tanto ¿qué hacen con los animales recogidos?

Insistir en que sólo se admitirán animales entregados por empresas que hayan sido previamente autorizadas por la Dirección General de Agricultura y Desarrollo Rural de la Consejería de Economía y Consumo de la Comunidad de Madrid, y que consten como tales en los listados aportados por ANECPLA y AMED. Esto supone para las empresas una gran gestión documental y posiblemente una inversión económica, principalmente para la adaptación de los vehículos para el transporte de estos animales, sin que en muchos casos suponga un importante volumen de negocio.

Esto último, junto con lo comentado anteriormente de la disposición de un lugar dónde llevar esos animales puede implicar en ocasiones que muchas empresas hayan tomado la “vía rápida” y eliminen los animales por vías “poco ortodoxas”. De ahí la mala imagen que genera esto para las asociaciones protectoras de animales.

Hay ejemplos de otros muchos ayuntamientos que tienen normativa al respecto de esta gestión.

Por ejemplo, el Ayuntamiento de Oviedo indica en su ordenanza que debe trasladar al depósito de animales a los gatos callejeros que generen insalubridad, además se prohíbe la alimentación de los gatos y disponen de gateras instaladas por la ciudad para cazar y llevarse a los animales.

En Barcelona se calcula que hay cerca de 10.000 gatos sin dueño vagando por las calles. Según la Ley 22/2003, de 4 de julio, de Protección de los Animales de la Generalitat de Catalunya, es tarea de los Ayuntamientos “recoger y controlar los animales de compañía abandonados, perdidos o asilvestrados”. Barcelona cumple la norma derivando a estos gatos a las 15 asociaciones que se dedican a esterilizar, castrar y alimentarlos para que las colonias estén bajo control. El Ayuntamiento de Barcelona destina 12.000 € anuales a cada distrito para estas asociaciones. Con ese dinero pagan vacunas, esterilizaciones y comida, pero el problema sigue porque el ritmo de reproducción de los gatos es muy rápido.

Seguimos con más ejemplos, en Logroño, la ordenanza de animales considera animal vagabundo al que carezca de identificación y también al que circule sin persona que lo lleve. Para ellos, la norma prevé el centro de acogida de animales. Y además, el suministro de alimento a animales vagabundos o abandonados o cualquier otro tipo, incluidos los silvestres y asilvestrados, se considera una infracción leve que puede multada con un máximo de 150 euros.

Estas corporaciones locales en muchos casos buscan el apoyo de empresas de control de plagas para la gestión de estos animales abandonados.

Hasta no hace mucho, nuestra compañía contaba con una “nota rosa” que indicaba la no realización de ningún trabajo que tuviera que ver con gatos abandonados pero ahora mismo esa prohibición ya no existe, ya no hay nota rosa al respecto por lo tanto podríamos cumpliendo la normativa que anteriormente se comentaba, acreditarnos para realizar el servicio sin embargo existe un inconveniente añadido y es la imagen negativa que reporta a las empresas estar asociadas a la “eliminación de animales” tal y como adelantábamos anteriormente.

En el caso de la Comunidad de Madrid donde Rentokil Initial España tiene su sede social han sido muy sonadas las manifestaciones en contra a las capturas de estos animales callejeros.

En 2011 la Comunidad de Madrid hizo una reforma de la ley de Protección de Animales Domésticos de 1990, sancionando a partir de ahora a la gente que alimente a perros y gatos callejeros, las multas van desde 300 a 1.500 €. Ante esto la Federación Protectora de Animales calificó el proyecto de “avance “, aunque criticó que no se pueda alimentar a los animales cuando se llama a las administraciones para que los recojan de las calles y no aparecen, o llegan muy tarde.

La Sociedad Protectora de Animales de Madrid criticó recientemente que la prohibición de dar de comer a los animales callejeros está llevando a que mueran de hambre los gatos en algunas zonas de la capital.

Resumiendo, este tema está dando coletazos desde hace mucho tiempo y se han cometido auténticas aberraciones contra estos animales. Sin embargo, cualquier empresa que cumpla con lo establecido legalmente no debería de verse asociada con una mala imagen por realizar una tarea que como vemos es necesaria. Sabemos que hay que controlar este tipo de animales pero ante todo debemos de recordar que es mejor “prevenir que curar” así que la tenencia responsable de estos animales domésticos conllevará la consecución del control de natalidad por parte de particulares consiguiéndose disminuir su número y evitar una proliferación indiscriminada sin ningún tipo de control, ya que como vemos luego se ven abocados al abandono.

Comentarios
  1. Patricia
  2. Carmen
  3. REBELDE
  4. Gatosvivos
  5. alejandra

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *