Expertos | Desinfestados

Expertos

    

Uno, dos, tres, cuatro, acabamos con cucarachas que no caben en un zapato.

Cinco, seis, siete, ocho, la rata gris muere, echarle flores al bicho…

Hoy os voy a llevar por lo que en Rap se llama Egotrip, un viaje por el mundo del ego, porque sí, lo de “los expertos en control de plagas” no nos lo hemos inventado nosotros, lo demostramos día a día con hechos.

Y es que todo empieza cuando una persona coge el teléfono y elige llamar a Rentokil de entre todas las posibilidades.

Siempre será atendido de la manera más correcta, tratado con respeto y educación, aunque su nivel de histeria sea de un 100 sobre una escala de 1 a 10 y esté desquiciado porque solo ve cucarachas en su cocina y casi ni se le entienda al hablar. Aún así mis compañeras de recepción de llamadas le tomarán todos los datos y le pasarán directamente con el técnico comercial.

En esta etapa del proceso de colaboración usted recibirá una visita y se le hará una inspección totalmente gratuita donde le comunicaremos si usted puede solucionar el problema o si por el contrario necesita recibir de los servicios especializados de los que disponemos.

En esta inspección el comercial tiene la responsabilidad de elegir la mejor opción para el problema, ya que si somos los mejores es porque no solo pulverizamos insecticida, si no que podemos acabar con las plagas de muchas maneras no agresivas ni para las personas ni para el medio ambiente. Podemos hacer trampeos para cucarachas, colocar sistemas avanzados con portacebos exclusivos de Rentokil sin productos tóxicos ni nocivos para eliminar un problema de ratas, tratar materiales de madera con productos sin plazo de seguridad, tratar obras de arte sin dañarlas, colocar complejos sistemas antiposamiento de palomas, tratar sus palmeras con los productos más novedosos contra el picudo rojo… e incluso he llegado a ver un técnico de Rentokil con un machete en la boca abalanzarse contra una cucaracha que tenía el tamaño de un cerdo.

Tras llegar a un acuerdo de servicio toda la documentación del mismo será tramitada con la mayor celeridad para generar la orden de trabajo, aquí ciertas personitas que habitan en las oficinas de Rentokil, y a las cuales estresamos todo el mundo, introducen los datos en el sistema informático.

Pero antes de eso todo habrá sido comprobado por los Supervisores para verificar que efectivamente el técnico comercial no la ha liado contratando un tratamiento que no se puede hacer, y de ahí a manos del técnico. Éste le visitará en unos plazos que rondan las 48 horas de máximo, dependiendo de las distancias y las rutas programadas.

A sus instalaciones, sea un domicilio particular o una gran empresa, acudirá una de las personas que nos dan el nombre, el experto en control de plagas. Siempre con su uniforme de trabajo y todo el equipo en perfectas condiciones para realizar el tratamiento en cuestión y haciendo lo imposible para solucionarle el problema, del cual ya le digo quedará satisfecho, porque si algo sé por experiencia es que los técnicos están todos muy bien formados, primero con sus carnets de manipulador de biocidas y después con los cursos que la empresa imparte gracias a nuestro equipo de soporte técnico.

Porque si algo tiene claro esta empresa es que se necesita ir avanzando en cuestiones técnicas y nosotros tenemos biólogos especializados, que además de impartirnos esos cursos y darnos la brasa cuando nos equivocamos en algo, no lo digo por nadie en especial eh Enrique… nos ayudan con nuestro día a día y además no paran de buscar nuevas técnicas de tratamiento que podamos utilizar para todas las plagas urbanas e industriales que puedan afectar a los clientes de Rentokil.

Además de ello, contamos con un equipo de calidad propio que se encarga de que todo funcione siempre mejor, no bien no, mejor…un departamento propio de riesgos laborales que vela siempre por nuestra seguridad y la de nuestros clientes, un equipo de recursos humanos que es una maravilla, consiguiendo lo mejor para los trabajadores, un departamento de marketing que me permite escribirles todo esto, unos enlaces sindicales que pelean por nosotros y encima tenemos todas las certificaciones que una gran empresa ha de tener para que usted sepa que tenemos todo el derecho a ser los mejores.

Y no se me olvida hablar de que esto tiene que estar dirigido, y también podemos presumir de tener gente por encima que se esfuerza, porque si la gente de arriba se empeña en algo y los de abajo los vemos trabajar, los de abajo también nos empeñamos en nuestro día a día. Siempre es bueno que tu director general vaya a tu oficina y te diga que lo estáis haciendo muy bien.

Así concluyo con esto en que sí, somos los mejores, porque creo que pocos son los que pueden igualar esto en nuestro sector, y por qué no añadirlo, ya que estamos tirando de ego, los demás nunca podrán trabajar como nosotros porque allí no hay gente como yo.

Dedicado a la persona que hace posible que todo esto se mantenga y que usted lo pueda leer.