En tu tela de araña

    

Déjame que me envuelva

en tu dulce tela de araña

y sentir como tu mágico aguijón

me llena de tu dorado y ansiado

veneno.

Déjame ser como los cientos

de moscas y hormigas que

atraídas por tu sutil llamada

duermen el sueño infinito

de tu consuelo y tu esperanza.

Sé mi dulce heroína y llévame

a mundos de miel de abejas y olor

a tamarindos y a guayaba fresca.

Y  a sonidos de olas perennes

que se clavan en la playa.

Quiero seguir enganchado a tu perfume

de madera vieja y ser como miles de termitas

ciegas que en silencio y ordenadas

devoran mi conciencia

y mi perdida esencia.

Reina cruel de la luz y las tinieblas,

déjame soñar en tu tela de araña

que soy libre, que tengo alas,

que en un suspiro vuelo hacia mi alma

¡Qué estupidez! si tan solo lo soñaba.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *