¿En qué consiste un tratamiento de desratización? | Desinfestados

¿En qué consiste un tratamiento de desratización?

    

Los roedores son una de las plagas que más miedo me dan, y ya sé que mucha gente dice “seguro que el ratón está mucho más asustado de ti que tú de él”. Ya, pero aún así, no puedo evitar tenerles auténtico pánico, tanto a los ratones, como a las ratas. Por tanto, hoy voy a hablar un poco de los tratamientos de desratización de Rentokil, tanto en el interior como en el exterior.

Existen una serie de evidencias que pueden demostrar la existencia o no de roedores en la casa, y entre ellas podemos mencionar: oír ruidos de rascar, o animales correteando, normalmente bajo el suelo, en el falso techo o en la buhardilla, ya que es donde se almacenan muebles, objetos y ropa que las ratas y los ratones pueden usar para como cobijo o para construir nidos. Además también pueden encontrarse excrementos, envoltorios de alimentos rotos o desperfectos, hay que extremar las precauciones con los cables, ya que también suelen roerlos. En nuestra página web disponemos de más información sobre los hábitos de los roedores.

Por tanto en  Rentokil usamos lo que se conoce como estaciones portacebo contra roedores, es decir, trampas para ratones del siglo XXI. Hay dos tipos de estaciones portacebo, una para interior y otro para el exterior. La trampa de ratones para interiores se conoce como RADAR, y se coloca pegada a la pared, que es por donde suelen corretear los roedores. Una vez que el ratón se encuentra dentro de la trampa, se cierran las puertas automáticamente para que no pueda escaparse, y se libera el dióxido de carbono a los treinta segundos, de forma que se elimina al ratón de la forma más humana posible. A demás estas trampas son a prueba de mascotas y animales, por lo tanto no hay de qué preocuparse.

La otra opción son las estaciones portacebo para exteriores, que como su nombre indica, contienen el cebo raticida en su interior, para atraer tanto a ratas como a ratones.

Así que como veis, la famosa trampa con un trozo de queso en el centro ya pasó a la historia, especialmente porque eso de que los ratones se ven atraídos por el queso es sólo un mito urbano, de hecho prefieren alimentos con alto contenido de azúcar, como por ejemplo muesli.