El renacimiento de los cazadores de ratas

El renacimiento de los “cazadores de ratas”

    

96084451La llegada de nuevos hábitos y necesidades de consumo, expansión de nuevas y eficaces tecnologías y el aumento de las posibilidades de acceso a unos estudios superiores han provocado que, con el paso del tiempo, muchas profesiones hayan sufrido también los reveses de la historia. Así, mientras que profesionales de antaño hacían prácticamente de todo, ahora estamos tendiendo hacia la especialización y otras muchas profesiones han aparecido y desaparecido.

A los hechos me remito: tornero, fresador o matricero están desapareciendo cada vez más por la automatización y robotización de los procesos de fabricación, por poner algunos ejemplos. De la misma forma que ya no solo basta con ser periodista, sino que terminamos afinando hacia una especialidad muy concreta, como el periodista deportivo o cultural, aunque la situación actual del sector vuelva a tender hacia la multitarea. Ejemplos de nuevas profesiones hay muchas, desde ingeniero técnico de sistemas o asesor en energías renovables hasta especialista en SEO.

Los controladores de plagas no son menos y, de hecho, los denominados “cazadores de ratas” ya existían a principios de siglo XX. Escopeta en mano, grandes dotes de puntería y destreza junto a una pizca de estrategia podrían ser los requisitos mínimos para optar al puesto. De hecho, los cazadores se recorrían las alcantarillas, campos y patios de casas buscando a estos intrépidos roedores para su captura.

En algunas ciudades alcanzaron un importante papel, como en Sydney (Australia), donde fueron contratados para evitar que enfermedades como la peste bubónica se transmitiesen entre la población. Un método bastante curioso aunque poco efectivo, como tantos otros que hemos visto en este blog y que demuestran que las soluciones caseras hay que tratarlas con mucho cuidado.

La profesión quedó olvidada y, por suerte, hoy en día tenemos expertos en el control de plagas con soluciones más eficaces y menos invasivas que la munición para controlar a los roedores. Sin embargo, resulta curioso que hace unos días aparecieran en varios portales latinoamericanos la noticia de un filántropo de Nueva Zelanda que ofrece cerveza gratis a cada estudiante que acabe con una de las incómodas ratas que le molestan. ¿Estamos ante un resurgir de los “cazadores de ratas”? Por si acaso, yo prefiero tener a mano el teléfono de un buen controlador de roedores antes que el de un cazador novato.

Comentarios
  1. Jacinto Diez

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *