El reinado en la sociedad de las abejas | Desinfestados

El reinado en la sociedad de las abejas

    

Imagen de abeja RentokilEn los medios, en las calles, en el trabajo o entre amigos, durante las últimas semanas hemos escuchado mucho acerca de la abdicación de Juan Carlos I y proclamación del reinado de su hijo, ya convertido en Felipe VI. El mismo día del Corpus Christi, Felipe VI y Letizia se convirtieron en los nuevos reyes de España. Ahora bien, siguiendo hablando de monarquías y reyes, trasladados ya a nuestro terreno -el de las plagas- nos surge una curiosa pregunta: ¿por qué algunas abejas son llamadas reinas? Para los que no se acuerdan de las clases de biología, aquí estamos para recordároslo.

La verdad es que la organización de la comunidad de las abejas es muy interesante. Sus colonias pueden ser constituidas por miles de individuos que desempeñan distintas funciones, de hecho son conocidas por su dedicación al trabajo; y es en función de éste como organizan su comunidad. La sociedad de estos insectos alados negro y amarillos está compuesta por las reinas, obreras y zánganos. Las reinas y obreras son hembras, mientras los zánganos son machos. La distinción entre reinas y obreras se debe a la fertilidad, las obreras son estériles. No es cuestión de coronas. Como si de un país se tratara, en cada colmena suele haber una reina. No es su sangre azul o descendencia real la que le da este título, sino su función en la comunidad: poner los huevos que constituirán la nueva generación de abejas. Pero en cualquier reino hay diferencia de clases y en las colmenas no iba a ser menos. Hay mucho trabajo diario que realizar; de ello se encargan las obreras, quienes son las responsables del trabajo más duro como cuidar de la colmena, criar las larvas y producir la miel.

Otro punto curioso es que la fertilidad de las abejas puede ser desarrollada y está relacionada con la alimentación. La clave está en el consumo de jalea real, capaz de hacer más fértiles a las abejas hembras. Sin embargo, no todas tienen las mismas oportunidades dentro de la colmena. Aunque todas las larvas se alimentan de jalea real en sus primeros días de vida, tan sólo la reina tiene permiso para alimentarse de este producto durante toda su existencia.

Al fijarnos en la organización de las colmenas, podríamos decir que las abejas viven en una sociedad feminista. Las hembras cumplen el papel más importante en la comunidad de las abejas; y es los machos incluso pueden ser expulsados de la colmena si hay un problema de escasez de alimentos. Pero no sólo eso. La fecundación de las abejas se produce a través del llamado velo nupcial; un ritual de apareamiento en el que los zánganos encargados de aparearse con la reina mueren tras el acto fecundador.

Podemos concluir que las abejas son insectos inteligentes, tienen habilidades y hábitos increíbles, en su mayoría relacionados con la organización de sus comunidades. Este es el caso de su lenguaje para comunicarse: a través de una danza son capaces de transmitir la ubicación de las fuentes de alimentos al resto de la colonia. La capacidad de producción de miel es otro de los aspectos más sorprendentes de este tipo de insectos: en una colmena se puede producir cerca de 27 kilos de miel. Hay que tener en cuenta llegados a este punto que para elaborar medio kilo, las obreras visitan alrededor de dos millones de flores.

A los que les gusta este tema, la película alemana More Than Honey (2012) aborda algunas particularidades sobre la vida de estos insectos que muchos de nosotros desconocemos.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *