El olor corporal y cómo los mosquitos eligen a sus víctimas | Desinfestados

El olor corporal y cómo los mosquitos eligen a sus víctimas

    

Afortunadamente aquí, en Occidente, las picaduras de mosquitos solo producen una afectación local y limitada. Esto es, al contrario de lo que puede suceder en Asia, África o Sudamérica, una picadura de un mosquito en Europa o América del Norte no llega más allá del escozor, picor y la marca enrojecida que nos deja. Afortunadamente, ni la expansión del mosquito tigre ni el incremento de los viajes exóticos hacen temer, por ahora, el contagio de enfermedades graves, como el dengue, la fiebre tifoidea o la malaria a través de la acción de estos noctámbulos insectos.

No obstante, las migraciones y la llegada de nuevas especies de mosquitos a Europa, nos obligan a aumentar las precauciones. Para ello, como en toda lucha, es fundamental conocer al enemigo, saber cómo actúa y qué criterios rigen su estrategia. En lo que a los mosquitos se refiere, ¿cómo eligen a sus víctimas?

Los mosquitos no tienen muy buena vista, pero sí un olfato prodigioso. Así pues, es la cantidad de dióxido de carbono que emitimos al respirar el indicador por el que se guían estos insectos a la hora de picar a una u otra persona. Y pican más a las personas que emiten más dióxido de carbono u otras sustancias como el ácido láctico, que se elimina con el sudor al hacer ejercicio, que a quienes expulsan menos. De forma que la alimentación y el ejercicio se configuran como dos factores claves para la atracción de los mosquitos.

La única forma que se nos ocurre de evitar las molestas picaduras de mosquitos es el uso de repelente sobre la piel y la ropa. Pues, claro está, que no vamos a dejar nuestras citas en chiringuitos o terrazas a la orilla del mar, o nuestros paseos vacacionales viendo bonitos parajes por culpa del zumbido molesto o las inflamaciones que puedan provocarnos estos insectos a los que no les gusta la luz pero sí adoran el calor. Que lo que las obligaciones laborales no nos impiden no lo hagan los mosquitos!.

Parece que el verano roza su fin, pero aún el calor no cesará hasta entrado el otoño, por lo que a los mosquitos todavía les quedan muchos humanos a los que chupar su sangre. Así que, no nos descuidemos y seamos nosotros quienes actuemos con nocturnidad y alevosía poniendo remedio a estas hembras que tantos picores nos producen.

Aunque por el momento las consecuencias de las picaduras de mosquitos no puedan ser muy graves, lo cierto es que su presencia sí es harto molesta y desagradable, y puede tener consecuencias negativas para nosotros y para nuestros negocios. Por ello, los especialistas en la extinción de plagas de Rentokil aconsejan una serie de medidas antimosquitos con el objetivo de minimizar la acción de estos insectos. Las inspecciones programadas regularmente, la aplicación de repelentes y la renovación de de agua estancada de todos los lugares son los consejos de Rentokil para evitar la recurrencia de las plagas de mosquitos y sus efectos en las personas.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *