El crucero soviético de las ratas caníbales | Desinfestados

El crucero soviético de las ratas caníbales

    

Barco fantasma con ratasSi en alguna ocasión habéis tenido la oportunidad de ver un ejemplar del tabloide británico “The Sun” os habréis percatado del estilo sensacionalista con el que trata la información. De hecho, se trata de uno de los referentes actuales estudiado en las facultades de comunicación como ejemplo de aquella prensa sensacionalista que nació hace más de un siglo.

Para que os hagáis una idea, hace algunas semanas publicó una noticia con el siguiente titular: “Un barco fantasma con ratas caníbales se aproxima a las Islas Británicas”. Y, aunque en parte tenía razón, parecía más de trailer de película que de historia real.

El caso es que la voz de alarma corrió como la pólvora por las redes sociales, y fueron muchos los ciudadanos que pusieron el grito en el cielo ante la inminente llegada del misterioso crucero. Al leer un titular así uno se imagina un grupo de ratas gigantes, voraces y asesinas como aquellas de las que hablamos de la Isla de Gough. Pero no era para tanto, al menos en lo referente a los roedores.

El “barco fantasma” resulta ser un viejo crucero fabricado en la Unión Soviética y que responde al nombre de Lyubov Orlova, en homenaje a una famosa actriz y cantante rusa de la época estalinista. Durante años fue utilizado para expediciones por el Ártico y el Antártico hasta 2010, cuando acabó abandonado por sus propietarios en un puerto de Terranova. Con el tiempo, el barco fue mandado a desguace pero, en el viaje a la chatarrería, su remolcador acabó perdiéndolo en mitad del océano y, desde entonces, 4.000 toneladas de peso andan a la deriva.

Quienes han vuelto a verlo aseguran que anda perdido por el Atlántico y que, en un hipotético caso por las corrientes marinas, podría acabar llegando tarde o temprano a aguas europeas. Otros afirman que teniendo en cuenta el lamentable estado en el que se encontraba y que, debido al fuerte oleaje y tormentas al que habrá sido sometido, puede que lleve años hundido en algún punto del océano.

En lo que concierte a los temidos roedores, no es de extrañar que un navío descuidado y olvidado albergue ratas en su interior –no olvidemos que las ratas se extendieron por todo el mundo a bordo de los barcos– y, según los biólogos, el hecho del supuesto canibalismo puede deberse a una situación extrema por falta de alimentos, pero nada fuera de lo natural. Un ejemplo que nos recuerda a la numerosa chatarra marítima y espacial que deambula a sus anchas y que, lamentablemente termina contaminando nuestro ecosistema.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *