Dormir es un placer…zzz | Desinfestados

Dormir es un placer…zzz

    

abeja hibernacion¡Ahhhhh! Pero qué sueño tengoooo y qué frío hace… hum no sé si asomar mis alas o acurrucarme unos mesecitos más en mi guarida hasta que lleguen los primero rayos de sol en marzo… Pues mira sí. Aquí me quedo.

Este bien podría ser el diálogo interior de una mariquita o algunas mariposas que, muy cucas ellas – cucas de listas, no de sus amigas las cucarachas- se esconden en guaridas para hibernar hasta que el tiempo cambie y favorezca el desplegar de alas, con sus lindos colores, por los campos.

Sí, si leéis bien. Algunas variedades de insectos también hibernan, es decir, reducen su gasto metabólico a mínimos para alcanzar una temperatura similar a la del exterior. De este modo apenas tienen gasto energético y sobreviven a los duros inviernos.

Pareciera que solo Winnie de Pooh hiciera acopio de rica miel para soportar el estado de sueño profundo que, cada año, realiza para aguantar las inclemencias del invierno. Pero ¡no! Los insectos también son muy listos.

Es el caso de la mosquita blanca que busca sitios con calefacción para sobrevivir. ¡Menuda es ella!

Otros artrópodos utilizan técnicas mucho más complejas. Generan un anticongelante natural llamado glicerol en sus células, esto significa que convierten en “líquido” el interior de su cuerpo, de esta manera protegen los tejidos blandos.

Otros insectos se entierran bajo tierra buscando algo de calor… entran en lo que los expertos llaman la diapausa invernal. Es justo lo que hacen los tiernos gusanos de seda ¡Vamos que dejan de creer durante los meses de frío!

Os hablaba antes de la picardía de las mariposas. Las crisálidas buscan lugares donde adherirse para soportar las bajas temperaturas o se refugian en desvanes, invernaderos…cualquier espacio alejado del rigor del invierno; salvo la mariposa Monarca que migra a zonas más cálidas.

Algunas especies de gusano, como los gusanos de cuernos sobreviven agrupadas bajo tierra. ¡Echate pa’lla hombre que me estás tapando los ojos con tus patas!

Otra forma inteligente que utilizan algunas especies de insectos cómo los mosquitos y los saltamontes es pasar el invierno en forma de huevo, o también en estado de larva. Eso es justo lo que hacen los escarabajos del pino: permanecen en estado de larva bajo la corteza del árbol.

Como dice el refranero español. Cada maestrillo tiene su librillo.

La gran mayoría de los insectos sobreviven a la diapausa y su duración depende de las variaciones en la temperatura del exterior.

Sin embargo algunas especies de hormigas, junto con las termitas, las abejas y las avispas lo que hacen es encerrarse en sus ‘casitas’ y taponar todas las entradas con todo tipo de material orgánico. De esta forma mantienen su actividad aunque no al ritmo de la vigorizante primavera. Además, aprovechan y engullen la recolección realizada en verano ¡Claro!

Vamos que son capaces de convivir como si de un Gran Hermano de insectos se tratase durante los meses más fríos del invierno. ¡Qué paciencia señor ver las mismas alas todos los días!

Eso sí estos procesos de hibernación se dan en entre los insectos del hemisferio norte. Es algo típico de la mitad del planeta, en las regiones más templadas.

Por eso no es de extrañar que en nuestro hogar, en los meses de invierno nos encontremos con algunos insectos que buscan un refugio donde pasar el frío. Es el caso de algunas variedades de moscas, arañas, hormigas y grillos. Este tipo de especies les encanta esconderse en los sótanos de nuestras casas. Por eso es conveniente mantenerlos los más limpios posibles y alejados de cualquier posible humedad.

A que alguna vez os habéis encontrado algún pequeño ciempiés o pececillos de plata pululando en rincones de la cocina o el baño. Otros listos que buscan un hogar en nuestros dominios. ¡Eso no puede ser!

Mejor que hibernen como sus primos y nos dejen libres de aplicar remedios caseros para acabar con ellos.

Shhhhhh ¡no hagáis ruído! ¡Que les dure el sueño!

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *