Documentos históricos, papeles añejos | Desinfestados

Documentos históricos, papeles añejos

    

En anteriores publicaciones ya hemos remarcado la importancia de conservar correctamente nuestro Patrimonio Histórico y preservarlo en momentos donde la inversión económica puede contraerse (especialmente en materia cultural). Ya explicamos el funcionamiento del tratamiento de atmósfera controlada para erradicar las plagas de insectos de la madera. Sin embargo, puede llegarse a pensar que las ventajas que posee son solamente para preservar el mobiliario y las obras de arte que, por su antigüedad, mala conservación o falta de limitaciones ante los potenciales peligros a los que se enfrenta son especialmente vulnerables ante los ataques de xilófagos.

El tratamiento de la atmósfera controlada, esa burbuja a medida donde los objetos que se van a desinsectar son sometidos a tratamientos de nitrógeno inyectado, acaba con las plagas de todos los insectos sea cual sea su fase de desarrollo y en cualquiera de las condiciones. Es un tratamiento perfectamente aplicable a cualquier material sin causar daño alguno, de ahí su especial eficacia para el tratamiento de obras que por su valor histórico o artístico merecen los mejores cuidados.

De hecho, hace unos días, nuestro compañero Enrique Corella se encargó de contar las ventajas del CAT ante la Associació d’Arxivers Valencians. Y es que el tratamiento de la atmósfera controlada es una buena opción para actuar de forma preventiva ante cualquier ataque a un documento o papel. Además, de la misma forma y con la misma eficacia con la que se erradican las plagas de termitas y carcomas que afectan a la madera.

Tan solo hace falta echar un vistazo a un par de cifras a modo de ejemplo para tomar conciencia de su importancia. La Biblioteca Nacional de España atesora 28 millones de publicaciones de todo el país desde comienzos del siglo XVII y el Archivo General de Indias de Sevilla, el más importante sobre los viajes al Nuevo Mundo, posee 43.000 documentos con 80 millones de páginas y 8.000 mapas y dibujos con documentos desde el siglo XVIII. Grandes tesoros que son guardados como oro en paño pero, ¿qué ocurre con colecciones más modestas y con menos presupuesto? Bibliotecas municipales, hemerotecas, fondos documentales, fundaciones, archivos privados,… Aquellos en donde se atesoran documentos de gran valor histórico pero en único ejemplar en muchos casos.

¿Qué pasaría si todo este legado no fuera tratado de forma preventiva? Como mito de la historia queda la Biblioteca de Alejandría, una de las mayores supuestas pérdidas documentales por un incendio pero, ¿qué ocurre con todos esos documentos en papel que se encuentran expuestos a los ataques de hongos e insectos amantes del olor añejo? Ante todo, concienciación y prevención.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *