Destructores de madera, generadores de combustible | Desinfestados

Destructores de madera, generadores de combustible

    

Hasta ahora había un insecto tan diminuto, inteligente y destructor al que se le impedía la entrada en casa por todos los medios posibles. No sabíamos muy bien por dónde accedían al hogar, pero era llegar y puertas, muebles y cualquier objeto de madera empezar a temblar. Quizá ellos no, su naturaleza tranquila no le deja, pero nosotros sí. Y es que se dice de ellas que componen la plaga de insectos más destructiva del mundo.

Famosas por su eficaz y compleja organización social, en colonias monárquicas donde la reina es la única con licencia para poner huevos, a la que sus soldados protegen y por la que los obreros trabajan; las termes acuáticas pueden además ser fuente de combustible. De las casi dos mil especies de termitas de las que se tienen noticias, encontramos una de la que se puede obtener grandes beneficios, según los estudios realizados por el Departamento de Energía estadounidense.

Hartos de lidiar con costosas plagas de termitas, en EEUU empezaron a preguntarse la forma en que podía obtenerse rendimiento económico de este insecto. Cuál fue la sorpresa al descubrir que, a pesar de los destrozos en todo el país, las termes realizan una digestión eficiente, en la que descomponen compuestos biológicos muy duros y liberan azúcares fermentables. Esto es, varios de ellos producen unas enzimas, únicas en ellas, que atacan la madera y la transforman en azúcares, que aportan la energía que necesitan estos crustáceos. Sustancias que pueden servir para fabricar combustibleslíquidos a partir de residuos de madera.

La naturaleza nos castiga a los humanos por la devastación de bosques enviándonos las termitas a casa. Éstas se quedan sin bosques de los que alimentarse y se ven obligadas a una emigración constante hacia los hogares. Pero, si la madre naturaleza es sabia, en contadas ocasiones, los hombres se le adelantan y buscan la forma de contrarrestar el castigo impuesto. En esta ocasión, aprovechando la digestión de las termitas de agua y obtener biocombustible. Ahí es nada.

Ahora bien, volvamos a la tierra, sequémonos las vestiduras y recordemos los daños que una plaga de termitas puede causarnos en nuestra casa o negocio. Y es que este pequeño insecto que pierde la cabeza por las estructuras de madera, no solo es peligroso para quienes atacan sus colonias, sino que debemos temerle, ya que es una plaga muy resistente, y necesitan mucho esfuerzo para acabar con ellas. Por tanto, para terminar con ellos, hay que contar con especialistas como los de Rentokil, quienes cuentan con dos tratamientos, que si la naturaleza nos castiga, estemos preparados para que el dolor sea menor.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *