DDT y su probable relación con el Alzheimer | Desinfestados

DDT y su probable relación con el Alzheimer

    

Explicación de DDTDe todos es sabido que las autoridades europeas encargadas de regular la aprobación de principios químicos que se incluyan en las formulaciones biocidas son cada vez más estrictas. Todo ello debido al mejor conocimiento de los efectos a medio y largo plazo de determinadas fórmulas químicas que se han empleado en Salud Pública o en Agricultura en las últimas décadas.

De todas estos principios químicos el DDT es uno de los más conocidos (en este blog ya se ha hablado de los organoclorados en más de una ocasión). Su utilización fue masiva tras la Segunda Guerra Mundial debido a su gran eficacia a corto plazo para combatir numerosas plagas, especialmente agrícolas. Posteriores estudios descubrieron que sus efectos a medio y largo plazo en la cadena trófica eran muy importantes debido a su bioacumulación en los organismos vivos.

Recientemente EL MUNDO ha publicado un artículo muy interesante firmado por Ángeles López en el que se incide nuevamente en la problemática a largo plazo del DDT.  En este caso se trata de demostrar como el hecho de haber tenido contacto con este pesticida puede aumentar el riesgo de padecer  Alzheimer.

En el artículo se pasa revista a una serie de hechos ya probados como es el que cada vez que se ha efectuado un estudio poblacional en España de presencia de DDE (metabolito del DDT) el 100% de los casos estudiados resultan ser positivos (incluso en fetos).

Aunque los propios responsables del estudio (cómo no, llevado a cabo en Estados Unidos) precisan que necesitan estudiar más casos y en mayor profundidad, destacan unos descubrimientos importantes. Al comparar dos grupos poblacionales (uno que había desarrollado Alzheimer y otro que no lo había hecho) comprobaron que el primer grupo tenía cuatro veces mayor concentración de DDE en su sangre que el segundo grupo. Igualmente destacan que probablemente otros pesticidas usados décadas atrás también puedan tener su influencia ambiental en el desarrollo de la enfermedad (como por ejemplo otros organoclorados y organofosforados).

En el mencionado artículo, otros científicos (en este caso españoles y representantes de organismos como el Centro de Investigación de las Enfermedades Neurológicas o de la Sociedad Española de Neurología) aportan su opinión y coinciden en la importancia del estudio. Abundan en la necesidad de continuar explorando esta vía para determinar el verdadero impacto del contacto previo con sustancias tóxicas en la aparición de esta enfermedad neurodegenerativa, señalando naturalmente que el desarrollo de la enfermedad se debe una serie de factores que actúan en conjunto (ambientales, genéticos, etc) y no a una única causa.

 

FUENTE: EL MUNDO

Artículo de Ángeles López publicado el 28 de enero de 2014.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *