Cuidado con las cucarachas, que aunque les falte una pata, nunca dejan de bailar | Desinfestados

Cuidado con las cucarachas, que aunque les falte una pata, nunca dejan de bailar

    

No sabemos si es un mito, aunque mejor no comprobarlo, eso de que las cucarachas serían los únicos seres vivos capaces de sobrevivir a un ataque nuclear. Lo que sí que está comprobado es que pueden soportar dosis de radiactividad de 6 a 15 veces superiores a las de los seres humanos. Resulta paradójico que podamos matarlas de un pisotón, pero que ante un desastre de este tipo ellas nos ganasen la batalla. He aquí una muestra más de que el tamaño no siempre es importante.

Y no es de extrañar la resistencia de las cucarachas, pues un equipo de investigadores de la Universidad de Manchester ha reconstruido el aspecto de dos insectos de hace 305 millones de años con la sorpresa de que uno de ellos es una especie muy parecida a las modernas ‘cucas’. Así que si llevan resistiendo tempestades desde el Paleozoico, qué no van a superar estos insectos tan temidos y rechazados por muchos.

Ahora bien, parece que no todo el mundo siente animadversión y repugnancia hacia las cucarachas. Al menos hasta ahora. Hace unos días se celebró en el sur de Florida un concurso de comer cucarachas, cuyo ganador pasó del éxtasis de la victoria a una situación bien distinta. Tras ingerir decenas de estos insectos e irse a casa con su premio -no podía ser otro que una serpiente pitón- Edward Archbold se desplomó y cayó fulminado en el suelo. No se saben los motivos de su muerte, pero se baraja que pudo ser fruto de la ingesta de cucarachas. Sería precipitado acusar al ‘inmortal’ insecto del fatídico suceso, pero las curianas se han ganado su fama de molestas y dañinas a pulso.

Los profesionales en eliminación de plagas de Rentokil aseguran que las cucarachas pueden convertirse en una plaga de alto riesgo en el hogar. Y es que son portadoras de enfermedades y el riesgo crece en hogares con niños, ancianos o aquellas personas que estén luchando contra una enfermedad. No obstante, al margen del peligro que supone para la salud, las cucarachas son además muy molestas a la vista y al olfato y pueden contaminar la comida y los objetos con los que entra en contacto.

Y si no, que le pregunten a los vecinos de Gandía, donde acaban de iniciar una campaña contra las plagas de ratas y cucarachas en la red del alcantarillado público urbano. Como bien sabemos, las ‘cucas’ son grandes supervivientes y no valen los insecticidas y demás productos que se compran en tiendas para eliminarlas. Es difícil alcanzar todos los escondites de las cucarachas con productos no profesionales y muy probable que las plagas vuelvan a aparecer cuando los huevos de las que han logrado sobrevivir son incubados uno o dos meses después.

Por tanto, no vale ni comérselas, ni rociar todo el hogar con insecticidas. Tampoco debemos olvidar que es una especie de insecto experimentada y curtida en mil batallas a lo largo de más de tres siglos. Ni mucho menos, hay que subestimar su peligro. Así pues, la manera más eficaz y eficiente de acabar con las cucarachas que corretean por nuestra casa es contar con la ayuda especialistas en el control de plagas como los de Rentokil. Por todos es bien conocido que “la cucaracha contenta tiene ganas sin parar, aunque le falta una pata, nunca deja de bailar”. Así que, ¡cuidado!