Cucaracha germánica en Camden Town | Desinfestados

Cucaracha germánica en Camden Town

    

Hay muchas personas que dicen ser adictos al trabajo y no son capaces de desconectar los fines de semana, y más o menos eso es lo que me pasó el sábado pasado, y no es porque yo quisiera.

Estaba yo tranquilamente dando un paseo por el mercado de Camden Town en Londres con algunos amigos, cuando decidimos parar a comprar algo de comer. A ver, para los que nunca hayáis estado, es como un mercadillo donde venden ropa, accesorios, comida…La parte de la comida son un montón de puestos todos muy juntos, y en lugar de poner las fotos de los platos, hacen un plato de cada uno y lo tienen como muestra, es decir, que hay un montón de comida por todas partes. Pues bien, después de dar una vuelta para ver los distintos puestos de comida (japonesa, china, india…) decidimos pararnos en uno de los puestos. Hasta aquí todo normal, pero cuando ya habíamos pedido y estábamos de pie esperando a que nos sirvieran, vi que una de las chicas que iba con nosotros tiraba algo de la barra al suelo (que por cierto me dio a mí en la mano antes de caer al suelo), y después lo pisaba. Al principio pensé que era un trozo de carne que se había caído, pero cuando miré al suelo vi que era una cucaracha, en concreto una cucaracha germánica.

En ese momento deseé no trabajar en control de plagas, porque entonces no sabría que si hay una cucaracha paseándose tranquilamente por el mostrador, no me quiero ni imaginar cómo estaría la cocina. En serio, fue como en las películas, empezaron a pasar por mi mente todos los comentarios sobre cucarachas que he escuchado desde que empecé a trabajar con Rentokil:

“La cucaracha germánica es la más resistente de las cucarachas”

“Las cucarachas buscan comida, bebida y calor”

“Las cucarachas contaminan los alimentos y transmiten enfermedades como la salmonelosis”

“Si ves alguna cucaracha, hay que comprobar la cocina, especialmente detrás del frigorífico, de la lavadora o bajo los muebles”

Y en ese momento empecé a mirar alrededor y me di cuenta de lo cerca que estaban los puestos unos de otros, de la cantidad de comida y bebida que había por todas partes, y de que no lo raro era haber visto solo una cucaracha.

Por un momento pensé en pedir que me devolvieran el dinero e irme a otro puesto, pero la verdad es que iban a estar todos igual…El único consuelo que me quedaba era que no había pedido bebida, sólo pensar en que podría beber de una lata que seguramente había estado almacenada en algún lugar por donde se habrían paseado las cucarachas tranquilamente…Ya veis que el que no se consuela es porque no quiere.

En fin, ahora entendéis por qué decía que cómo me gustaría poder desconectar del trabajo el fin de semana…Esto no es como tener que corregir exámenes el fin de semana o mirar el correo del trabajo, se trata de ir a bares y restaurantes y mirar a todas partes para ver si hay plagas, o ir a un hotel y examinar el colchón para que no haya chinches, o intentar asomarse a la cocina del restaurante para ver si tienen un matamoscas eléctrico

Y estoy segura de que todos mis compañeros de Rentokil examinan con lupa cualquier sitio al que van, ¿o no?

Comentarios
  1. Jacinto
  2. natxo
  3. Ana Carmen
  4. Belén
    • Ana Carmen
  5. Patxi
    • Jacinto
      • Patxi
        • Jacinto
          • Ana Carmen
  6. Belén
    • Jacinto
    • Patxi

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *