A veces trabajar en Rentokil es como CSI | Desinfestados

CSI Rentokil

    

investigadores rentokil | DesinfestadosEl Departamento Técnico de Rentokil es como un pequeño CSI que se encarga de estudiar y averiguar los crímenes cometidos por plagas de toda índole. Porque, al fin y al cabo, nosotros controlamos las plagas porque cometen crímenes contra nuestra salud y la de nuestros animales, roban o deterioran nuestros alimentos y atentan contra nuestros bienes materiales (estructuras de madera, etc.).  Nuestra labor, la labor de CSI Rentokil, consiste en estudiar la escena del crimen y cualquier indicio que pueda llevarnos a resolverlo: fotos, muestras de insectos, heces, materiales roídos o deteriorados,… y os puedo asegurar que no nos lo ponen fácil en muchos casos (no los insectos, no…sino nuestros propios compañeros, que si Enrique te mando una foto; que si necesito que me digas especie (hay un millón de especies descritas), que si el bicho es español o viene de fuera (cagüen, se ha dejado el bicho el DNI en casa).

Los entomólogos tenemos un problema, y es que no somos adivinos, necesitamos conocer la mayoría de las veces datos concretos de Dónde, Cómo y Cuándo se ha producido el crimen, para ello, como los detectives de las famosas series de televisión CSI Miami, CSI Las Vegas o CSI New York (igual me dejo alguna,…), nos tenemos que desplazar al lugar de los hechos para realizar una inspección minuciosa y recoger tantas pruebas como sean posibles.  Aunque hay que decir que en otros casos con una pequeña descripción de los hechos, una foto o unos ejemplares somos capaces, por nuestra experiencia, de desenmascarar al criminal y reconstruir la escena del crimen.

Uno de los casos a los que nos enfrentamos hace unos meses fue el de unas misteriosas picaduras sufridas por algunos empleados de un posible cliente, con varias tiendas en distintas partes de España.

Se nos planteaba un caso raro, según nuestra experiencia, y allí que nos fuimos Luis y yo, con el apoyo de Francesc y el personal de Cataluña a desentrañar el misterio.

  • Las picaduras se habían producido sólo en algunas tiendas de Cataluña y en una de Baleares, siendo la distribución de las tiendas a nivel nacional, lo que nos indicaba que debería de haber un nexo de unión entre las tiendas con problemas.
  • Las personas afectadas se quejaban en que las picaduras se producían en una zona en concreto donde se almacenaba comida de animales, abonos, carbón vegetal y sarmiento. Por lo general estas picaduras aparecían en la zona de brazos y pecho a pesar de ir los afectados debidamente vestidos, pero con manga corta.

Con estos indicios nos desplazamos a estudiar las escenas de los crímenes, en concreto a tres de las tiendas. Había que inspeccionar las zonas donde se producían las picaduras y encontrar al agente causante de las mismas.

La inspección fue ardua, con Luis, Francesc y yo mismo buscando y rebuscando posibles especies de artrópodos picadores. En un principio se descartó la posible implicación de la comida de animales y del carbón, ya que no se encontraron evidencias de “bichos” en las mismas que pudieran ocasionar picaduras, aunque sí que se recogieron algunos ejemplares  de insectos de los productos almacenados.

Sí que se constató la presencia de varias especies de insectos, en principio sospechosos, en la zona de almacenamiento en tienda del “Sarmiento”, por lo que los esfuerzos se  centraron justo en su inspección. Y efectivamente la mayor cantidad de especies se localizaron en las baldas donde se localizaba el sarmiento y dentro de algunos de los sacos revisados por un servidor.

Los indicios apuntaban a que el origen de las picaduras lo podríamos tener en el sarmiento, además de que este era el nexo de unión de todos los casos detectados de picaduras: todas las tiendas afectadas estaban en Cataluña y una en Baleares. Una pregunta: ¿para que se utiliza en estas comunidades el sarmiento?…..para “Els Calçots” (los Calçots es uno de los platos típicos de la gastronomía catalana y balear); por lo tanto, habíamos dado con el posible origen del problema pero no con el agente causante de las picaduras.

Las pesquisas continuaron en nuestro laboratorio de Madrid bajo la lupa binocular, donde pacientemente fuimos clasificando las distintas muestras de los distintos centros; con la ayuda para la determinación de las avispillas del Laboratorio de Entomología de la Universitat de Valéncia, en concreto de mi amigo Vicent. Los resultados obtenidos fueron los siguientes:

Escarabajos (Orden Coleóptera):

  • Togoxylon impressum (Fam. Lyctidae –Xilófago).
  • Tarsostenus univitattus (depredador de coleópteros Lyctidae).
  • Oryzaephilus surinamensis.
  • Stegobium paniceum.
  • Anthenus verbasci.
  • Necrobia rufipes.

“Avispillas” (Orden Himenoptera):

  • Monolexis fuscicornis (Fam. Braconidae). Parásitoide de Trogoxylon impressum.
  • Fam. Pteromalidae. Parasitoide de insectos de los productos almacenados entre otros.

Arácnidos:

  • Ácaro (Fam. Pyemotidae).

Con los resultados intentamos desentrañar el misterio. Los escarabajos y las avispillas no podían ser, estas últimas porque no son picadoras. El único que nos quedaba era el ácaro y efectivamente volviendo a las pruebas con las que contábamos pudimos deducir que las picaduras que un servidor tenía en los brazos (prueba nº 9) correspondía al tipo de picadura de este tipo de ácaros, que por otra parte son depredadores de insectos (citados depredando insectos xilófagos como Anobium punctatum), y además coincidía con que yo había sido el que había estado examinando las muestras de sarmiento, donde se localizaron estos arácnidos.

Eureka, el caso estaba resuelto. Teníamos una víctima colateral, el escarabajo xilófago Togoxylon impressum que estaba “tranquilamente” alimentándose del sarmiento, y este estaba siendo atacado mortalmente por varios frentes: por un lado estaba siendo parasitado por Monolexis fusciscornis y por otro depredado por Tarsostenus univittatus y el ácaro. Siendo este último el causante de las picaduras.

Conocido el origen del problema se procedió a la retirada de la mercancía afectada y a la realización del tratamiento biocida oportuno solventando el problema y actualmente tenemos un nuevo cliente satisfecho.

Comentarios
  1. Ana Carmen Aguirre

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *