Criaturas del averno | Desinfestados

Criaturas del averno

    

Sé que muchos de vosotros vais a pensar que ya se me ha ido la olla definitivamente haciendo ese dibujo, y quizá llevéis la razón, pero prometo que hay una explicación. Llevo dos días flipando con una conversación que tuve en casa de un cliente que nos llamó por un problema de cucarachas.

Todo iba como de costumbre, el cliente, un Holandés que ya conocía a Rentokil, me enseña un problema de cucarachas que aparecen en un cuarto de baño. Le pregunto si ha tenido humedades o alguna inundación porque veo muchísimas ninfas de Periplaneta americana, y eso en un aseo no es normal. El cliente me contesta que tuvo una fuga de agua desde el cuarto de baño del piso de arriba y que se le humedeció todo el techo.

Le explico que probablemente las cucarachas procedentes de su fosa séptica se han colado por la tubería del desagüe y le pusieron algún huevo en el techo y de ahí a la reproducción que tiene hoy en día. Lo más probable es que ya le estén dejando ootecas (huevos de cucaracha donde van de 20 a 40 cucarachas) entre los muros del aseo ya que estamos hablando de una casa que tiene 100 años y ha sido reformada por obreros españoles, y no es que tenga nada en contra de los obreros, pero si no dejaran la mierda entre muros que dejan, ni aprovecharan cualquier hueco para llenarlo de escombros, quizá todo sería a veces más fácil.

El caso es que cojo el endoscopio y este hombre agarra su taladro, y sí, esta frase suena a cine para adultos pero es lo que hay. Bueno que él hace un agujero en el techo y vemos con el endoscopio que hay ootecas y cucarachas muertas. Luego miramos en el hueco de la bañera repitiendo el mismo destrozo y vemos que la cosa empeora, hay más ootecas, más cucarachas muertas, más humedad y sí, mucha más mierda de obreros: como plásticos, cartones, latas de cerveza, colillas y demás…

Le comento la posibilidad de hacer un tratamiento consistente en dos aplicaciones de insecticida, aunque recomiendo la reforma inmediata del baño.

Estando ya tomándole los datos para enviarle un presupuesto me comenta lo que ha cambiado mi concepto de la evolución.

  • Pablo una pregunta… ¿Cuántas patas tienen las cucarachas en España?
  • En España y en todos los lados del planeta tienen seis patitas.
  • ¿Pero no tienen patas que les salen de las patas traseras?
  • ¿Cómo?
  • Si que desde las patas traseras, ¿no les salen muchas patitas pequeñas?
  • No

Y en este punto yo decido hacer un dibujo de una cucaracha con sus dos antenas y sus seis patas, tal y como se muestra en la siguiente imagen

Y aquí es cuando el cliente me quita el bolígrafo y me “arregla” mi obra de arte cual EcceHommo:

Llegados a esto, yo miro el folio, flipo, le miro a él, flipo, vuelvo a mirar el dibujo, sigo flipando y le digo:

  • Eso es que se le habría enganchado algo a esa cucaracha.
  • No Pablo, me guardé como treinta cucarachas en un bote de conservas, y de ellas había unas 10 con las patas traseras así.

Yo que seguía flipando le digo que como buen Holandés supongo que  aliñará el tabaco y de ahí lo que ha visto, pero me dice que no fuma plantas naturales. Cuando dejo el estado de shock en el que me encontraba le pregunto si tiene el bote, y me dice que lo tiró porque olía fatal. Le pregunto si no le hizo ninguna foto, con la misma respuesta negativa…

Me voy diciéndole que si ve alguna otra cucaracha así por favor la guarde, y empiezo a darle vueltas hasta el momento en el que os escribo esto.

He llegado a la conclusión de que si existen esas cucarachas, no sé qué tipo de mutación han sufrido, pero ha debido de ser una muy chunga porque para crear semejantes transformaciones… Y luego ya es cuando mi imaginación empezó a funcionar.

La lógica y el sentido común me dicen que de existir una cucaracha con semejantes cuartos traseros, no le servirán de mucho. Normalmente ese tipo de mutaciones no son útiles, son simples estorbos y ni siquiera tendrían movilidad.

Pero no puedo evitar imaginarme una cucaracha erguida sobre esas patas ramificadas a modo de trípodes chiquitines, amenazando a sus presas con las otras cuatro patas, emitiendo un sonido como el de un tiranosaurio Rex y disparando rayos laser con las antenas. De ahí el dibujo de la portada.

Pero por no alarmar a la gente, he de añadir que llevaba tres años trabajando en esto y hasta que no vi volar a una cucaracha cual pájaro, no admití que tenían esa capacidad. De igual manera y aunque espero no hacerlo, hasta que no pueda acceder a un ejemplar y os confirme que existen, tengo que decir que probablemente se deba tanto a la confusión de un cliente como ha mi desorbitada capacidad imaginativa.

Y tranquilos, si estas criaturas existen, habrán salido del averno* y solo vendrán a vernos…

*Averno: nombre antiguo que se le daba, tanto por griegos como por romanos, a un cráter o lago cerca de Cumas, Campania. Mitología romana. Se creía que era la entrada al inframundo. Posteriormente, la palabra pasó a ser simplemente un nombre alternativo para éste.

Comentarios
  1. Anthrenus verbasci
  2. Ana Carmen Aguirre
  3. Belén
  4. Jacinto
  5. Pablo Jaén
  6. MAMEN
  7. JorgeUK
  8. LOLA
  9. Diego
  10. javier garcia
  11. Pablo Jaén
  12. eva

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *