Conversación nocturna con una cucaracha | Desinfestados

Conversación nocturna con una cucaracha

    

Un técnico de Rentokil Control de Plagas trabaja a la intemperie: al frío, con lluvia, con calor; trabaja un técnico de Rentokil Control de Plagas en el interior de fábricas ruidosas, sucias y hostiles. Es un trabajo duro. Pero es más duro aún porque el técnico de Rentokil trabaja, las más de las veces, solo, sin más compañía que la de los ejemplares de las plagas a las que combate.

Si algún técnico en la soledad de la pelea se ha dado cuenta de que hablaba a las cucarachas o a los ratones, no debe preocuparse mucho, al menos si es ese el único síntoma…

El Premio Nobel de Literatura del año 1986, el nigeriano Wole Soyinka tiene un poema titulado, Conversación nocturna con una cucaracha. Comienza así:

Sal ya, Oh ¿me has encontrado incluso aquí

cucaracha? Percudida de connivencia satinada

cubierta por la edad y la astucia, engrasada

cual sombra, adaptada a los chirridos del cebo

Este poema se puede leer en Lanzadera en una Cripta, editado por Bartleby Editores. Estos poemas los escribió en la cárcel entre 1967 y 1968 en condiciones muy duras en paquetes de cigarrillos y trozos de papel higiénico. Wole Soyinka ha manifestado que gracias a la escritura de esos poemas, conversación con cucaracha incluida, logró mantenerse cuerdo entre tanto sufrimiento.

La cucaracha

extendió sus alas baja una luz tenue

y frotó sus dientes de sierra. Un canto

de triunfo se elevó en un aire insensible

una antena sondeó el horrible silencio

y se replegó sabiéndose satisfecha:

todo bien. Todo en su sitio

como era en un principio

Comentarios
  1. Jacinto

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *