Compañeros con los que nunca desearías compartir vivienda | Desinfestados

Compañeros con los que nunca desearías compartir vivienda

    

Platos sucios de compañeros no deseados, como el escarabajo azul acerado | Desinfestados

Todos hemos tenido malas experiencias con los compañeros de piso. La época de estudiante es una de las más enriquecedoras de nuestra vida y, aquellos que hemos tenido que salir fuera de nuestro hogar familiar, quizás hemos sufrido más lo que es compartir vivienda con otras personas. Y da igual que sean amigos, familiares o desconocidos, el caso es que a veces la convivencia se convierte en una eterna Guerra Fría.

Desde la acumulación de platos, vasos y cubiertos sin fregar, suciedad por doquier allá por donde pasas (con los ácaros e insectos que puede conllevar), restos de ropa sucia tirada por el suelo, cualquier cacharro sin valor que alguien subió de la calle sin mucha explicación,… Pequeños detalles que acaban por desquiciarnos pero, que con el tiempo vemos con añoranza y, por qué no, con alguna que otra sonrisa al recordarlo. Eso sí, hay casos en los que hay compañeros de piso que por nada del mundo querríamos volver a compartir convivencia. Seres que se convierten en una verdadera tortura para el resto de la comunidad.

Y más o menos así se debe de sentir la carcoma y el escarabajo común de la madera ante la presencia del escarabajo azul acerado, también conocido como escarabajo azul de la madera. Un primo lejano que se convierte en una verdadera tortura para el resto de compañeros. Este pequeño xilófago, de apenas unos cuatro milímetros de longitud, es fácilmente reconocible por su color azul intenso. Un insecto que, a pesar de tener el apellido “de la madera” no ataca directamente a la madera, sino que se alimenta de las larvas de las que sí lo hacen.

El escarabajo azul pone sus huevos en la superficie de la madera, cerca de los orificios de salida que crea la carcoma cuando culmina su etapa de crecimiento. Las larvas se adentran en los túneles que crean las larvas de los insectos de la madera para comérselas. De esta forma, las “crías” de las carcomas y del escarabajo común de la madera se ven amenazados por este voraz familiar.

Todo un depredador que es difícil de ver pero que, en caso de haber encontrado su presencia, más vale que tengas cerca el teléfono de un experto en el control de plagas. Tener un escarabajo azul en tu vivienda significa que tienes una importante plaga de carcoma que está acabando con tu mobiliario. Así que ya sabes, ante la duda, apúntate el teléfono gratuito 900 903 142 y habla directamente con un profesional.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *