Cómo disminuir el estrés de las mujeres trabajadoras

Cómo disminuir el estrés de las mujeres trabajadoras

    

plantas de oficinaHace mucho que ser mujer es todo un reto. El trabajo dentro y fuera de casa y las labores y preocupaciones propias tanto de trabajadoras como de madres hacen que el día a día sea una carrera de obstáculos que hay que ir saltando sin freno. El margen para los errores es escaso. Los horarios y plazos no dan tregua. ¿A quién no le gustaría un día de más de 24 horas? Un ritmo de vida frenético que acaba teniendo consecuencias sobre la salud. Puede hablarse de ya del estrés, la ansiedad o ciertas enfermedades cardiovasculares como las patologías frecuentes de la mujer profesional.

Sin embargo, ni podemos sumarle horas al día ni prescindir o dejar a un lado las responsabilidades diarias. Los niños, la casa, la oficina. Se acumula el trabajo; que se multiplica en la mente de la mujer al resumir las tareas pendientes o vislumbrar el día que viene. Una forma de vida que se traduce en constantes cambios de humor, reacciones más defensivas y agresivas en las relaciones laborales con compañeros, contracturas y molestias musculares, insomnio, migrañas, desgana o aumento del apetito y, en el por de los casos, más posibilidades de sufrir un infarto de miocardio.

No hay que alertarse. Si nuestras madres pudieron con todo, nosotras también podremos. Hay trucos para dejar a un lado el estrés y todos los efectos perjudiciales que éste trae consigo. En la oficina, por ejemplo, existen factores del entorno laboral que pueden ayudar a reducir el agobio y la ansiedad, como el diseño de interior. En ocasiones puede tratarse la decoración como un tema banal o secundario, puramente estético. Sin embargo, a través de ella puede canalizarse la eficiencia y la productividad de los empleados, así como la decisión de compra de los clientes. De esto saben muchos nuestros expertos en plantas de Ambius.

Está demostrado que en las oficinas con espacios verdes el bienestar de los empleados es mayor, por lo que el estrés disminuye, inversamente proporcional a su productividad. Y así, con un elemento decorativo, las empresas ayudan a las mujeres trabajadoras a prevenir el temido estrés. De esta forma, el tiempo que se pasa en la oficina se hace más llevadero y la profesional se encuentra más a gusto, aparcando las prisas. Otra cosa será la maratón que espera a la salida de la oficina: gimnasio, niños, coladas o un ratito de ocio entre amigos.

Pero para eso también hay algunos trucos, entre los que nunca está demás la atención al diseño interior: planificar tareas, delimitar y priorizar responsabilidades, confiar en el equipo y delegar (tanto en el profesional como en el doméstico), marcar objetivos realistas (no aptos para superheroínas) y, lo último y más importante, siempre hay un hueco para ti; unos minutos, una hora o un día completo, pero lo hay y hay que aprovechar los momentos de ocio y contemplación personal. Somos madres, e hijas, esposas y amigas, profesionales… Y, por encima de todo eso, somos personas, así que tenemos que querernos y darnos mucho amor. Una flor, nunca está de más.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *