Combatir la procesionaria del pino en esta época del año | Desinfestados

Combatir la procesionaria del pino en esta época del año

    

Bolsón de procesionaria del pino | DesinfestadosYa estamos en septiembre. Todavía hace mucho calor en amplias zonas de nuestra geografía, pero pronto se empezarán a producir algunos cambios climatológicos determinantes para el ciclo biológico de nuestra vieja amiga Thaumetopoea pityocampa alias Procesionaria del Pino.

Hemos comentado en este blog en bastantes ocasiones sobre lo importante que es intervenir en cada época del año con las armas que en ese momento son más eficaces y apropiadas. El éxito en su control depende de ello y es importante no olvidarlo.

A estas alturas no creo que haga falta insistir en lo dañina que es esta especie de lepidóptero para las masas forestales de nuestro país. Y todo eso sin contar con esos otros daños relacionados con la salud de las personas y de los animales domésticos a cuenta de los pelos urticantes de las orugas. Por estas razones vamos a tratar de recordar qué tipo de actuaciones podemos desarrollar en esta época con objeto de minimizar los daños de cara a épocas posteriores.

Aunque ciertamente la climatología de nuestro país es muy variable en función del área geográfica en la que nos movamos, se puede decir con cierto grado de precisión que a estas alturas las hembras adultas ya están terminando o han terminado ya de poner sus huevos para iniciar un nuevo ciclo. Han pasado el verano (más o menos desde junio y dependiendo de la zona) realizando esta labor tras la cópula con los machos.

Estos meses los hemos tenido que haber aprovechado para trampear con feromonas (captura de mariposas adultas) y ya deberíamos de haber terminando de aplicar IGR´s (reguladores del crecimiento) que recordemos sólo son útiles en la primera fase larvaria y que hemos tenido que aplicar durante el verano sobre los árboles (los primeros huevos ya han sido depositados por las hembras).

A partir de este momento, es cuando debemos pasar a una nueva fase de control enfocada básicamente al uso de insecticidas biológicos (distintas cepas de Bacillus thuringiensis entre ellas la variedad “kurstaki”). Estos productos afectan a las larvas de los lepidópteros básicamente en sus tres primeras fases y actúan por ingestión cuando éstas ingieren las acículas tiernas previamente impregnadas con el producto.

Este tipo de tratamiento debemos extenderlo hasta alrededor de diciembre (nuevamente hablando en general debido a la variabilidad climatológica de España), que es cuando las larvas de tercer estado comienzan a hacer el típico bolsón en las partes soleadas de los árboles para pasar el invierno protegidas de las bajas temperaturas. Más allá de esta época ya no tiene sentido intervenir de esta forma y debemos proceder a otro tipo de metodología (corte de bolsones y tratamientos con insecticidas químicos tradicionales).

A manera de resumen, y ya para finalizar, recordar que el éxito en el control de esta temible plaga radica en el uso de la metodología adecuada (en este caso insecticidas biológicos a base de Bacillus thuringiensis) en el momento más propicio y todo ello con objeto de cortar el ciclo biológico de este insecto en su momento más vulnerable.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *