Chinches y garrapatas encarceladas | Desinfestados

Chinches y garrapatas encarceladas

    

chinches y garrapatas en la cárcelAunque el calor ya vaya de paso y creamos que la lluvia y el agua ahuyentan a los insectos, lo cierto es que hay un lugar en el barrio de San Blas de Madrid que no es capaz de librarse de la presencia de chinches y garrapatas desde hace más de un año. Parece ser que los insectos, más propios de épocas calurosas, se han adaptado a las condiciones de los calabozos del Grupo de menores de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid. Emplazamiento elegido por las chinches y garrapatas, donde llevan afincadas desde junio de 2012; donde han establecido su residencia y donde también hacen más difícil la ya, de por sí, complicada estancia en las dependencias policiales.

Los jóvenes que han tenido que pasar por las celdas han salido de allí con algo más que un atestado. Ronchones, rojeces en la piel y picaduras en la cara son las consecuencias más comunes de los insectos que han compartido calabozo con los encarcelados. De ahí que, en esta ocasión y sin que sirva de precedente, los encargados de la tutela de los presos no tengan más deseo que la salida de la cárcel de las chinches y garrapatas aunque aún no haya cumplido su condena. El motín en San Blas está protagonizado por diminutos insectos que apenas pueden verse, por lo que las esposas, porras y demás instrumentos de intimidación y mantenimiento del orden no son válidos ahora.

Más bien habría que solucionar las carencias higiénicas que, según el portavoz del sindicato implicado, afectan al edificio para menores y que podría ser el origen de la proliferación de chinches y garrapatas. En estos calabozos madrileños pronto tendrán que cambiar las medidas de seguridad en torno a los presos por las medidas higiénico-sanitarias de las instalaciones, las cuales parecen ser deficitarias y causantes de las plagas que afectan al recinto. Como si de una detención se tratara, las medidas en el Grupo de Menores deben ser urgentes, ya que las chinches y garrapatas llevan más de un año haciendo de las suyas por allí.

Por más que creamos que los insecticidas son la solución contra los insectos o por más que culpemos a las mascotas de la aparición de plagas en casa; uno de los factores que más influyen a la hora de mantener alejados de las personas a las garrapatas, pulgas, chinches o cucarachas es la higiene. Una higiene completa, que contemple, además de la limpieza continua y constante de los edificios, el control de la higiene de las mascotas y la presencia de demás insectos que pueden convertirse en un problema, no sólo por las picaduras o su efecto en las personas, sino por las consecuencias que puede tener en los muebles, la comida o la instalación eléctrica.

La falta de higiene puede acarrear la proliferación de plagas de insectos, de aves o de pequeños mamíferos, además de las enfermedades que están relacionadas con la escasez de la limpieza en el hogar en la higiene personal. Desde lavarse las manos hasta mantener los baños limpios, son múltiples las acciones diarias que pueden traer consigo a molestas y perjudiciales plagas.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *