Carta de las plagas a los Reyes Magos | Desinfestados

Carta de las plagas a los Reyes Magos

    

InsectiReyesEstimados Reyes Insectimagos de Oriente:

Somos un grupo de amigos invertrebrados y alados que vivimos en Insectilandia.

 Estamos emocionados por la próxima llegada de sus majestades a nuestra hermosa tierra.

 La mayoría de nosotros vivimos en libertad en las deliciosas praderas, y bosques que inundan nuestra comarca. Aunque somos muy aventureros y, muchos de nosotros, convivimos también en las ciudades con los humanos.

 La verdad, es que ¡no hay quién los aguante! Son tan pero tan limpios e higiénicos que nos privan de nuestros placeres.

 Así es que nos reunimos todas las semanas para ver de qué manera podemos atacar sus espacios, comernos sus vigas, picarles a ellos y sus mascotas y proliferarnos en la calidez de sus casas y alrededores. Y aquí participan también nuestras colegas las ratas esparciendo sus infecciones  allí donde clavan sus dientes.

 En la ciudad cuentan con unos hombres vestidos de gris y rojo: los llaman los Súper héroes de Rentokil. A nosotros nos dan pavor, utilizan muchas técnicas para acabar con nuestras familias… y eso que  nosotros tenemos también nuestros trucos para poder escapar de sus maquiavélicas armas de destrucción de insectos.

 Algo que no soportan los humanos,- cómo se hacen llamar,- es que seamos una especie tan grande y que tengamos tantos familiares. De modo que aprovechamos cualquier recoveco para escapar de ellos y mantener nuestros acogedores hogares.

 Así es que nos hemos reunido hoy en casa de Doña Cucaracha para pediros ¡nuestros regalos! En 2016 hemos sido muy buenos y hemos cumplido fielmente con nuestro cometido. ¡Fijaros!

 – Nuestras tías: las procesionarias emigraron, hace un mes a Cataluña ¡El tiempo allí es exquisito! Y son muy felices, de hecho están aprovechando este invierno tan soleado para construirse unas casitas de lo más monas en los pinares. Ellas os piden, por favor, que mantengáis estos rayos de sol el máximo tiempo posible, para que puedan terminar sus bolsones.

 – Desde Termitalandia nos han enviado un par de jóvenes de la última puesta de huevos para decirnos que ellos ansían un cargamento de leña para poder alimentarse. Acaban de nacer y están en pleno desarrollo ¡Necesitan serrín los muy glotones!

 – Nuestros vecinos, los mosquitos, nos han dicho que les pidamos a sus majestades, unos laguillos de agua estancada donde poder pasar los próximos meses. Aseguran que llevan muchos días sin vacaciones y necesitan chapotear en agua maloliente.- y aunque no lo confiesen quieren exhibir su ropa de baño último modelo, es de lo más chic.

 Dicen que también se conforman con alguna fuente en la que chapotear  y a ser posible que esté cerca de algún parque donde haya humanos a los que poder “chuparles la sangre”.

 – Doña Cucaracha también tiene un deseo que pedir a sus Reales “alas”, y es que le proporcionen un hogar similar al que aparece en su película preferida el Apartamento de Joe.

 Ansía un water en los que poder sumergirse y unos cepillos de dientes con los que frotarse su vieja espalda. Además les prometió a sus nietecitos un viaje a las grasientas cocinas de un restaurante.

 Para las cucarachas es algo similar a lo que los `humanos’ califican como un viaje al paraíso. Algunos de sus familiares lejanos la han invitado a pasar unos días en los suburbios del sótano en algunos centros comerciales donde abunda la suciedad, pero ella prefiere ese ansiado viaje, que al menos una vez en la vida, debe hacer toda cucaracha que se precie.

 – Las más pedigüeñas, este año, son las hormigas. Aseguran que aunque la temporada estival se ha alargado mucho no han hecho suficiente recopilación de nutrientes para pasar el invierno. Ellas quieren, sobre todo, chuches para poder convertirlos en hidratos de carbono y tener más alimento para sus larvas y la reina madre.

 – En mi caso, un humilde escarabajo poco pido… Con unas pocas toneladas de excremento de vaca con los que poder hacer mis adoradas pelotitas, me conformaría. Así podría enseñar a mis sobrinos a practicar el revés de pata trasera.

 En lo que todas las familias que aquí residimos coincidimos es en una petición conjunta: ¿Sería posible mantener alejados a los súper héroes de Rentokil fuera de nuestros hogares?

  ¡Dicen que son los mejores combatiendo y manteniendo a raya a las plagas que a nosotros tanto nos gusta provocar! ¡Y ya de paso si eliminan eso que los hombres llaman página web y su manera de contactar por un aparato llamado teléfono, os estaríamos agradecidos eternamente. Según me ha filtrado una pulga amiga, el número a eliminar es el 900 903 142.

 ¡Ni idea de lo que es, pero por pedir que no quede!

 En cualquier caso, estimado Insectimagos, esperamos ansiosos vuestra llegada. Con vuestras “alas” cargadas de nuestros regalos.

 Como siempre, os dejaremos unos panales llenos de rica miel donada por las abejas ermitañas.

 ¡Por cierto, una última petición: librarnos de las avispas asiáticas! ¡Amén!