Bolsos de mujer, bacterias e infecciones | Desinfestados

Bolsos de mujer, bacterias e infecciones

    

El 76,2% de los españoles ha dejado de ir a algún bar, restaurante o centro de ocio debido a la suciedad y falta de higiene de sus baños. Esta conclusión la extrajimos hace ahora un año del estudio sobre hábitos higiénicos de los españoles fuera de casa elaborado por el Instituto Sondea para Initial. No nos gusta frecuentar baños faltos de higiene, donde no hay papel o jabón o el secador de manos no funciona. Ahora bien, hoy conocemos que los bolsos de las mujeres pueden llegar a acumular más bacterias que el pulsador de una cisterna.

La investigación llevada a cabo por nuestros compañeros de Initial nos deja en una posición ‘complicada’ a las mujeres que llevamos bolsos donde puede encontrarse casi todo. Y es que según este estudio la superficie de los bolsos son un lugar ideal para que se instalen gérmenes de todo tipo, en particular los bolsos de piel. Uno de cada cinco bolsos analizados podía ser peligroso para la salud de su propietaria, ya no sólo por el objeto en cuestión, sino también por las cosas que contiene. Los pintalabios, cremas o rímel reúnen las condiciones óptimas para que los gérmenes infecciosos se desarrollen y crezcan a su antojo.

Por mucho que nos extrañe, si se piensa un poco, no es ningún disparate creer que en el bolso se transporte de un lado a otro multitud de organismos ‘peligrosos’. Esta pieza fetiche para muchas mujeres pasa por infinidad de superficies a lo largo del día. Mesas, asientos del transporte público y hasta el suelo son algunas de las superficies sobre las que los bolsos pasan su tiempo. Nuestro compañero Peter Barratt, Director Técnico de Initial Hygiene en Reino Unido afirma que esto facilita la propagación de bacterias y nos da una serie de consejos de higiene para evitar infecciones.

Pero cuidado, no sólo en los bolsos habitan las bacterias, las neveras de oficinas, los teléfonos móviles, los ratones de ordenador y los botones de los ascensores son otros de los focos de infecciones a los que nos enfrentamos en el día a día.