Bodas de plata | Desinfestados

Bodas de plata

    

Sé que este blog tiene que ser una herramienta “educativa” con la que intentamos que la gente conozca y aprenda un poco más sobre el maravilloso (y para casi toda la gente asqueroso) mundo de las plagas. Pero hoy no os voy a hablar de nada que me haya pasado, hoy no voy a hablar de insectos mutantes con rugidos supersónicos, ni de roedores venidos de las antípodas, no… Hoy os voy a hablar de un número, el veinticinco.

Veinticinco años, veinticinco años dedicándose a este oficio… ¡Que huevos tienes Luís!

Sí señores, Luís de Frutos García, cumple este mes 25 años como currante del control de plagas, ya te vale tío. Luís, al que en mi primer artículo definí como “un hombre bajito y calvo con cara de buen tipo” comenzó en esto cuando los insecticidas eran insecticidas, cuando a las cucarachas se las podía controlar con una talla 42 y cuando yo levantaba dos palmos escasos del suelo (ahora ya llego a tres).

En esta compañía tengo el privilegio de decir que hay compañeros que al igual que Luís, ya llevan casi toda la vida de dedicación a esto y claro, si me lo permitís, os diré que nadie puede atreverse a decirme que no somos los “expertos en control de plagas” cuando hay gente que lleva 25 o más años trabajando en esto.

Luís, este artículo está inspirado en ti, y por eso quiero dedicarte estas líneas, para vacilar un poco de Jefe de Servicios.

Todo un profesional, Luís se despierta antes de que pongan las calles, y llega a la oficina detrás del camión que las pone. El primero en entrar y el último en marcharse, siempre liado con trescientas mil cosas, en parte porque gente como yo, auténticos pesados, no paramos de darle más y más trabajo, pero él nunca te dirá que no, él siempre intentará solucionarte el problema.

Luís es un PROFESIONAL de este sector, y eso es debido a que ha sabido adaptarse a cada momento, avanzando con las plagas y con los productos, aprendiendo cada día más sobre este mundo y no quedándose estancado en las mismas cuatro cosas que se hacían cuando empezó.

Como trabajador la frase que lo define es la misma que define a esta compañía “Experto en control de plagas” y como persona no hay calificativo posible.

Es una persona íntegra, convencido de sus ideales, a los cuales jamás traicionará. Por eso si tienes la suerte de que te considere su amigo lo puedes tener para toda la vida si no haces como él dice: el capullo.

Consejero, amigo, divertido, leal, correcto… son solo algunos calificativos, pero yo quizá me quedo con todo lo que ha conseguido, y en eso una de las cosas, es que ha creado un equipo de gente que trabaja duro cada día y que lo respetamos por encima de todo.

Luís, después de todo este peloteo solo me queda darte la enhorabuena por estos 25 años, y pedirte que aunque sé que estás hasta arriba intentes quedarte muchos, pero muchos años más con nosotros que nos haces falta.