¡A las armas! La idolatría de la raza humana hacia nosotros mismos, nos ha llevado a