Arañas bananeras sorprenden a una familia inglesa

Arañas viajan como polizones del cálido Brasil a la fría Inglaterra

    

imsis270-131Una de las actividades más cotidianas que realizamos en el día a día es hacer la compra, bien sea en los mercados que hay en las ciudades como en las grandes y medianas superficies. Con la llegada del calor, los batidos y zumos naturales cobran una importancia y protagonismo especial.

Las fruterías se llenan de color y son muchas las opciones que tenemos para elegir. Una de las frutas más solicitadas suelen ser los plátanos, ideales para acompañar muchos postres tanto a la hora de comer como en la merienda. Eso debió de pensar Jamie Roberts, un padre de familia británico, quien compró plátanos para su familia. Pero éstos guardaban una sorpresa en su interior y no muy agradable, dentro de ellos se habían alojado arañas. Inmediatamente Jamie Roberts se puso en contacto con el establecimiento donde los había adquirido para avisar de lo sucedido y que retirasen el producto de la venta al público. La tienda Onestop no sólo les envío a una empresa especializada para desinfectar su casa, sino que les pagó el hotel en el que se tuvo que hospedar la pareja durante los cuatro días que duró el proceso de limpieza de su casa.

Las primeras investigaciones apuntan a que se trata de una tipología de arañas denominadas “arañas errantes brasileñas” conocidas como arañas bananeras, propias de esta fruta.

Pero estos insectos de ocho patas no sólo son una amenaza para nuestra salud cuando se trata de variedades tóxicas, sino que su forma de vida presenta una fuente de inspiración para los investigadores. La forma y la calidad que tienen las telas de araña que tejen han llevado a desarrollar un material similar de manera sintética. Aunque parezca descabellado Randy Lewis, profesor de biología de la Universidad de Utah, asegura que podría reproducirse la escena de Spiderman2 en la que se para un tren si existiera una persona que tuviera esa fuerza sobrehumana, pues los hilos aguantarían la presión y la fuerza del mismo.

La complicación de este proyecto radica en la dificultad que supone su producción en masa, es decir, no se pueden tener fábricas de arañas porque son insectos que se comen entre ellos como forma de proteger su territorio. Esto ha llevado a desarrollar los genes productores de tela en otro tipo de organismos compatibles entre sí que pueden desarrollarla, dando como resultado los hilos. Algunos resultados de esta creación artificial han visto la luz en productos de cosmética, champús y cremas, para conseguir propiedades relacionadas con la suavidad.

Son muchos y variados los beneficios que se le atribuyen a estos finos hilos. Son tres veces más resistentes que el kevlar (poliamida sintetizada), soporta tres veces más presión que el acero, son estériles (por lo que tienen propiedades antibacterianas), no crean rechazo (se podrían utilizar con fines medicinales para la sustitución de tendones) y facilitan la conductividad térmica. Una de las principales aplicaciones que tendrá este material creado artificialmente será en el ámbito de la seguridad, en los chalecos antibalas de los cuerpos de seguridad y en implantes médicos.

Aunque son muchos los avances en este campo, no debemos olvidar que las arañas en el hogar suponen un peligro para nuestra salud y en cuanto detectemos cualquier indicio de su existencia debemos acudir a los profesionales, como es el caso de Rentokil. Ellos se encargarán de convertir su hogar en un espacio libre y seguro.